Terapia Cognitivo-Conductual-Sistémica
con orientación Psico-Espiritual


La terapia congnitivo-conductual-sistémica se aboca a modificar patrones de pensamiento que determinan ciertas emociones, y a partir de las cuales el individuo acciona en su mundo, desarrollando ciertos comportamientos.

El objetivo no es abrir un espacio para que el paciente descargue sus emociones contenidas, sino que junto con el terapeuta elabore una estrategia de vida que le resulte más funcional y le provea de un mayor bienestar general.
La terapia está orientada al presente, investigando el funcionamiento actual del paciente. No se focaliza en el pasado, aunque se realiza una historia clínica, poniendo foco en hitos educativos y culturales que hoy pueden estar causando disfuncionalidades.

La Mecánica de la Terapia
Este tipo de terapia está orientada al presente, se investiga el funcionamiento actual del paciente y no se focaliza en el pasado, aunque se realiza una historia clínica poniendo foco en hitos educativos y culturales que fueron los que conformaron el sistema de referencia del paciente y que hoy pueden estar causando la disfuncionalidad de su vida.

El énfasis está puesto más en el “para qué” hacemos lo que hacemos que en el “por qué” lo hacemos. La terapia es considerada breve, ya que el foco se orienta hacia aquello que al paciente le produce malestar hoy, buscando la disminución del sufrimiento y el incremento del bienestar y de la productividad. Se trabaja sobre objetivos concretos.

La Relación con el Terapeuta
La relación terapeuta-paciente es de colaboración mutua y ambos trabajan como dos científicos para corroborar o refutar las hipótesis que trae el paciente, generando nuevas teorías. El enfoque es didáctico, y psicoeducativo. Una de las herramientas empleadas es la biblioterapia.El terapeuta recomienda o facilita libros, papers o apuntes que le permiten al paciente tener más información sobre su problemática actual.

La Independencia
Esta terapia tiende a fomentar la independencia del paciente, para que funcione de forma autónoma, independiente, y con total soberanía sobre su vida y sus elecciones. Es un proceso de aprendizaje donde se busca la modificación de conductas disfuncionales y el entrenamiento en habilidades intra e interpersonales.

La Psicoespiritualidad
La psicoespiritualidad apunta al desarrollo de la Inteligencia Espiritual, la cual facilita encontrar respuestas a inquietudes trascendentales. La vida presenta una serie de desafíos que requieren un conjunto de inteligencias para hacerles frente. De allí el concepto que propone Gardner de Inteligencias Múltiples. El desarrollo de la Inteligencia Espiritual, como una de esas inteligencias, nos permite  encontrar paz y armonía en medio del caos y una sensación de plenitud en la vida. Nos ayuda a desarrollar el máximo de nuestro potencial creativo, disminuir el miedo al futuro, comprender y aceptar que hay una Inteligencia Superior. La psicoespiritualdad se basa en los nuevos conceptos de la Física Cuántica, la teoría del campo cuántico y la resonancia morfogenética.